La Cámara

JORNADA DE CAPACITACIÓN PARA DIRECTORES TÉCNICOS

La Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores y el Instituto Nacional de Semillas, realizarán el próximo viernes 30 de agosto una Jornada de Capacitación a realizarse en el Salón Auditorio de la Bolsa de Comercio De Rosario, Paraguay 755, Rosario, Santa Fe

Para inscribirse deben completar el formulario de inscripción y enviarlo a contacto@casem.com.ar

Entrada:
Socios: $500
No-Socios: $800

CASEM en Maestría en Tecnología de Semillas

En el marco de la Maestría en Tecnología de Semillas, que dicta la Escuela Para Graduados de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de Córdoba importantes especialistas abordaron distintos temas de la materia “Estudios de la Problemática de la Tecnología de Semillas en Argentina”.

Nuestro gerente Edgardo Motto participó del encuentro y explicó a los participantes las principales funciones de la entidad y se refirió al proyecto de ley de modificación de semillas que la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores presentó en el senado de la Nación.

Dentro del programa de formación de la Maestría, se considera muy importante que los maestrandos entren en contacto con los máximos referentes en organizaciones no académicos que tienen mucha vinculación y poder de decisión con  la tecnología de las semillas.

Curso en Gestión de Impuestos de la Empresa Agropecuaria

Estimados Asociados el próximo 22 de Marzo se llevara a cabo un Curso en Gestion de Impuestos de la Empresa Agropecuaria. Quienes deseen inscribirse obtendrán un descuento del 20% en dicha inscripción.

A continuación les dejamos el programa:

Módulo I del Programa de Actualización Tributaria en el Agro
Cada módulo del programa es independiente, pero forma parta de un lineamiento de capacitación pensando en un tema central para cada módulo que se dicte, que es coincidente con una actividad de importancia en materia fiscal próxima a realizarse.

OBJETIVO:

Una mirada global de la importancia de la actividad agropecuaria en la estructura fiscal. El entramado de impuestos, los principales que afectan y los registros para operar y el SISA como rector fiscal de la actividad agrícola.

TEMARIO:

  • Importancia del Agro en el contexto mundial. Perspectivas.
  • Características principales de la actividad y el impacto de los impuestos.
  • Principales registros para operar. SISA – RUCA – Registro de Carnes
  • La lupa sobre el SISA. Primeros meses de funcionamiento del Sistema. Información de Producción. Los problemas que se presentaron. Particularidades.
  • Novedades para el 2019.

Costo: $2.000

Metodologia de Cursado: PRESENCIAL / A DISTANCIA EN VIVO / EN DIFERIDO

Presencial: En la oficina del Palacio Minetti. Córdoba 1452 – Piso 5 – Rosario Argentina.
Cursos 100% prácticos con grupos reducidos/ Clases con uso de PC, una por alumno/
Coffee Break y material incluido / Espacio de networking.

A Distancia en vivo: Clase en tiempo real por video conferencia. El profesor se encontrará disponible para realizar consultas en vivo a través del chat o a viva voz.

A Distancia diferido: Grabación de las clases disponibles para ver en otro momento, cuando y dónde quieras. Disponibles en la plataforma de alumno, 24 hs después del curso y disponible durante 2 meses sin limites de entrada. La modalidad en diferido esta disponible para todos los alumnos inscriptos al curso independientemente que hayan participado presencialmente a distancia o lo tomen directamente en diferido.

Leer más

Raimundo Lavignolle en CASEM

Lavignolle planteó que el nuevo Sisa permitirá mejorar la legalidad y dijo que eso es lo que buscan los compradores en el mercado externo.

La puesta en funcionamiento del Sistema de Información Simplificado Agrícola (Sisa) inquietó al mundo agropecuario. La nueva herramienta que reemplaza a los registros y regímenes informativos vinculados a la actividad de producción y comercialización de granos y semillas en proceso de certificación (cereales y oleaginosas) y legumbres secas busca que se cumplan aspectos impositivos pero también sanitarios y de calidad para que la producción argentina pueda responder a las demandas mundiales.

Raimundo Lavignolle, presidente del Instituto Nacional de Semillas (Inase), estuvo en Rosario para participar de una reunión con autoridades de la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (Casem) y habló sobre el primer año de implementación del Sisa. También se refirió a la discutida ley de semillas que el año pasado estuvo a punto de salir en el Congreso y dijo: «El Poder Ejecutivo quiere que salga y es necesario que salga si queremos una industria de semilleros y de mejoramiento».

Puntualmente sobre el nuevos sistema, para el titular del Inase «lo más importante es que toda la cadena este convencida de la legalidad que implica el sistema Sisa». Desde el lado de semillas Inase va a controlar la legalidad en semillas. «Legalidad y calidad, hay tener un esquema de legalidad donde no haya semilla pirata, donde no haya gente buscando ventajas por ir fuera de la ley. Así se genera desarrollo para el fitomejoramiento o acceso a desarrollo genético que todavía no hay en Argentina», señaló.

Si bien el lanzamiento de Sisa sorprendió a algunos productores «por la novedad en la diferente forma de presentar la información», desde Inase entienden que Sisa «es un avance muy importante porque ayuda a compartir información en toda la administración pública. «Muchos productores nos preguntaban donde declaro el origen de la semilla, y justamente el Sisa simplifica y el origen de la semilla no lo tienen que declarar más, tienen que declarar la superficie por variedad en cada localidad. Se simplifica mucho para el productor y para nosotros compartir la información con toda la administración nos simplifica mucho también. Lo trabajamos Agroindustria, Afip, Senasa, Inase», detalló Lavignolle.

El titular del Inase también contó el control ahora es mucho más efectivo y adelantó que este año ya están terminando el proceso. Sólo quedan las variedades nuevas, el genotipado de variedades de soja nueva en Argentina, para a partir de la muestra de grano determinar la identidad varietal. «El control va a ser mucho más efectivo sobre el germoplasma, que es lo que controlamos y administramos en Inase. También se mejora la interrelación con otras áreas, el ministerio (de Agroindustria) está trabajando con el perfeccionamiento de la resolución 1075 de toma de muestras. Todo eso se relaciona con reuniones con la cadena de granos, con la gente de Agroindustria, Senasa para ver cómo podemos hacer que la norma refleje la realidad. Es una forma de eficientizar los controles y simplificarle la vida al productor para que declare en un sólo lugar menos información», detalló.

Aunque todavía no están los números finales, porque el registro en Sisa de lotes de soja semilla campaña 2018/19 finalizó el 28 de febrero, Lavignolle adelantó que el uso de semilla fiscalizada «por lo que dice la cadena bajó un poco».

«Tenemos que ver la información declarada, cuando la podamos procesar tendremos una certeza de todo lo sembrado», indicó al tiempo que consideró que será «poco menos de 30 por ciento».

Fiscalización. Sobre los proyectos futuros, Lavignolle dijo que están trabajando en hacer evolucionar el sistema de fiscalización de semillas. «Que pase de un sistema de control a un sistema de acreditación y auditoría de los sistemas de calidad en las empresas. Algo que hay que trabajar es que todas las empresas tengan un sistema de calidad. Por ejemplo, Casem tiene un manual de calidad que puede ser la base para que los miembros de la cámara implementen el esquema de calidad. Necesitamos dialogar con la cadena para trabajar con la realidad», sostuvo.

La calidad es una de las metas prioritarias de Inase. «La idea nuestra en el Sisa es incorporar nuevas especies. En esta primera mitad del año incorporaremos arveja y cebada y en la segunda otras especies más y estamos viendo si podemos extender algún control a frutales. Queremos hacer evolucionar la auditoría en algún esquema de calidad, que nos va a permitir como Inase tener una mayor capacidad de control sin tener que aumentar el personal sino hacerlo de una forma más eficiente», refirió.

El titular del Inase explicó que el sistema se extiende a arvejas porque la cadena de arvejas pidió su implementación porque necesitan el acceso a semilla de la calidad, genética y variedades nuevas para poder abastecer a potenciales mercados mundiales.

«Como la India donde recientemente estuvo el presidente Mauricio Macri y salió como uno de los temas pero hay que tener las variedades de arvejas adecuadas y para acceder a esa genética hay que mostrar un esquema de legalidad. Lo mismo aplicable a cerezas de los valles de la Patagonia para exportar a Asia. Argentina tiene que dar la imagen de legalidad y estamos trabajando en ese sentido, Sisa es una herramienta. La cadena cervecera nos pidió también. No es algo que el gobierno, Inase intentan imponer sino que los mismos actores demandan», detalló.

Fuente: Diario La Capital

Instructivo para pedido de estampillas de semilla Fiscalizada

A continuación detallamos los pasos a seguir para realizar el tramite de Fiscalización de Semillas (Categorías de Multiplicación) a través de CASEM.

Una vez inscriptos los lotes a través del sistema de gestión de INASE se debe proceder a:

  1. Inmediatamente posterior a la cosecha, enviar a CASEM, los informes de Inspección firmados por un inspector acreditado.
  2. Esperar que INASE habilite a generar los registros de cultivo (Notar que el lote correspondiente pasará de la Bandeja Inspección a Carga Cultivo)
  3. Cuando corresponda, dirigirse a Evaluación de Lotes/ Carga Cultivo y cargar la información del Registro de Cultivo.
  4. Dirigirse a Evaluación de Cultivos / Firma
  5. Revisar la información correspondiente y Generar el registro de Cultivo.

Completados estos pasos ya estamos en condiciones de realizar el pedido de estampillas para lo cual deberá completar la siguiente Nota de pedido y enviarla a CASEM junto con la siguiente documentación:

  • Registros de Cultivos
  • Autorización de Comercialización
  • Comprobante de Transferencia o cheque

CASEM confeccionará a pedido del asociado los Rótulos correspondientes y entregará con la celeridad que nos caracteriza el pedido completo.

El envio de documentacíon a CASEM lo podrá hacer por correo postal o vía digital, únicamente, a través de nuestra WEB siguiendo este enlace.

 

REUNIÓN DE CASEM CON ASOCIACIÓN DE COOPERATIVAS ARGENTINAS (ACA)

Autoridades de la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (CASEM), se reunieron con el presidente de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), Sr. Claudio Soumoulou, y directivos de la entidad.

La reunión tuvo lugar en las Oficinas que ACA posee en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

CASEM, entre otros temas, planteó la necesidad de colaborar para que los Criaderos tengan una mayor participación en la Fiscalización de Semillas, en la búsqueda de un mayor uso de Semilla Fiscalizada, por parte del Productor Agropecuario.

Para ello, se plantearon distintas acciones que se irán trabajando con las Firmas Obtentoras.

Otro de los temas que se incluyó en el encuentro tuvo que ver con la Ley de Semillas. Ambas Instituciones destacaron el rol del Semillero Multiplicador en la Cadena y su importancia desde el punto de vista social, generando posibilidades

laborales en pequeñas localidades de nuestro país, donde a veces representan la única oferta de trabajo zonal.

La idea es trabajar conjuntamente, en pos de los objetivos planteados.

DEBATE SOBRE LA LEY DE SEMILLAS EN LA COMISION DE AGRICULTURA

Debate sobre Ley de Semillas: Intervención completa Diputado Luis Contigiani en debate Comisión Agricultura

Desde 2003 en adelante he visto varios proyectos e intentos de reformar la Ley de Semillas. Recuerdo un absurdo, como fue pretender imponer el sistema de regalías global, que era cobrar un porcentaje sobre la producción nacional y trasladárselo a algunas multinacionales. Recuerdo proyectos de ley que eliminaban o adherían al acta UPOV 91, que claramente es un acta que se corre a la frontera del derecho de patentes, alejándose de las nociones del derecho de variedades en innovaciones vegetales, como marco jurídico para el tema vegetal. Eliminando la actual adhesión de la Argentina al acta UPOV 78, que yo suscribo y que creo -porque defiendo un concepto del desarrollo de variedades- tenemos que seguir en esa línea.

He visto proyectos inclusive del gobierno anterior, que en las contradicciones que todo gobierno representa, casi que eliminaban el uso propio. Recuerdo que si no era por Julián Domínguez y la corriente política Canpo, había un proyecto de ley del gobierno anterior, que planteaba el uso propio sólo para la agricultura de subsistencia.

¿Que me parece a la vuelta de esta situación, teniendo en cuenta esta historia? ¿Cómo veo este proyecto hoy? Yo creo que hay aspectos positivos y negativos. Estamos ante un proyecto de ley que intenta, frente a todas las versiones anteriores, intenta poner equilibrio o buscar consenso. Tiene esa virtud. Usted, señor presidente, es el que más cerca está de lograr algo que la Comisión de Agricultura no ha logrado desde 1983 a la fecha. Por eso también le pido – así como hago un reconocimiento- la inteligencia política suficiente para no malograr esta instancia histórica, para tener un nuevo marco jurídico para la ley de semillas. Tomarse el tiempo suficiente, no apurarse, ni dejar que se entrometan intereses ajenos a la política. Tratar de tener la buena fe necesaria para que tengamos por primera vez una reforma a la actual ley de Semillas y demos al país la señal que queremos dar.

Dicho esto, creo que hay cuestiones que se avanzaron, que son importantes. Introducir el concepto de semillero multiplicador, es muy importante. Es reconocer un entramado de cooperativas, en los pueblos pequeños, que hacen una labor en semillas, muchas veces no reconocida, en haras de un mejor mercado de semillas y la fiscalización.

Pero además importante en términos de mantener la multiplicación en origen, con el poder germinativo lo mejor posible. Y estamos hablando de cooperativas, en pueblos de 5 a 7 mil habitantes, en el núcleo agrícola del país. Son centenares y se reconocen en el proyecto.

Se puede discutir también el uso propio. Esto no me lo enseñó la teoría, sino la práctica. Al uso propio hay que replantearlo. Yo quiero un uso propio gratuito para el pequeño y mediano agricultor. Porque el uso propio nace en la historia de la agricultura, como un reconocimiento al aporte del agricultor en ocho mil años de historia, en el desarrollo de semillas. Por eso está en el uso propio la posibilidad de volver a usar la semilla una segunda y tercera vez. Por eso el uso propio tiene que seguir estando, como derecho y no como excepción. Eso está en el proyecto. Y está bien. Ahora, también hay que hacerse cargo que la revolución tecnológica, modificó el sujeto agrario. Esto lo decía Giberti en sus últimos años de su vida. Cuando decía, “hay una transformación social agropecuaria en la Argentina, a partir de la revolución tecnológica”. Y el 20 por ciento de las empresas, hacen el 80 por ciento de la producción. ¿Ellos deben tener uso propio gratuito? No!! Hagámonos cargo. Defendamos el interior, nuestras cooperativas, las empresas que desarrollan germoplasma. Ahí está la soberanía, en el germoplasma, no en el evento biotecnológico. Si no las defendemos, se nos funden y se extranjerizan. Defendamos eso. Ese tiene que ser el espíritu de la Ley de Semillas. Hacia una revolución de variedades en la Argentina, con adaptabilidad climática en todas las zonas, respondiendo no sólo a los herbicidas, sino a otras respuestas de salud, agronómicas, como así también el cambio climático. Porque la Argentina, gracias a Dios es muy diversa.

Yo pongo siempre un ejemplo. Brasil negocia con Monsanto. Yo soy muy crítico de Monsanto. Pero, ¿desde qué lugar negocia Brasil? Desde un poderío de variedades enorme. Yo también negociaría desde ese lugar, si soy dueño de una estructura de germoplasma importantísima. En la Argentina, ¿desde qué lugar negociamos? Desde una pobreza muy grande en germoplasmas. Entonces no hay negociaciones, sino imposiciones. Hay que terminar con eso, en haras del bien público, del bien estratégico argentino.

Hay una base ahí. Se puede discutir, pero garanticemos uso propio gratuito al agricultor tradicional y los que no los son -los menos pero los más importantes en toneladas- que paguen el uso propio de semillas.

Hay otro avance, señor presidente. El artículo 3, tiene una incorporación a la actual ley de semillas que es el artículo 24 bis y dice que el precio que abone cualquier adquirente de semillas por la misma o por el uso propio, cuando corresponda, “dará por satisfecho todos los derechos de propiedad intelectual”. Yo leo ese artículo, encadenado al artículo 2, cuando habla de regalías, en su inciso X Y dice: “Se debe pagar un cánon al obtentor, el dueño de un germoplasma, al que desarrolló variedades, al semillero multiplicador. Y el derecho de patente a la empresa que origine eventos o genes modificados”. Yo leyendo esto, interpreto que en forma automática Monsanto tiene que terminar con la comercialización y la introducción de tecnología vía el Código Civil, que es un disparate. Además de ser contratos leoninos los que establece. Entonces me surge una pregunta, señor presidente, desde la voluntad y la buena fe de poder sacar entre todos adelante una reforma. ¿A partir de esto, Monsanto tiene que finalizar con los contratos privados? Si es así, estamos en un mejor escenario, sino estaríamos ante el peor de los escenarios. Porque estaríamos sancionando una ley que es sólo para una parte de la cadena, pero no para esta multinacional. Por eso creo todos los actores se tienen que encuadrar en la Ley de Semillas, por eso es importante el orden público en el artículo 27 y 24 bis entre otros. Así nadie en forma privada puede desconocer los alcances de la ley. Porque la semilla, además es un bien estratégico nacional. La semilla hoy en la Argentina es en términos geopolíticos, lo más importante para el país. Y ahí, se juega mucho el concepto de soberanía teconológica y futuro. Por eso, lo que hago es una pregunta, pero también digo que si llegara a ser así, en la idea de que no estaríamos encuadrando a la multinacional, estaría mi negatividad respecto a esto. Y estaríamos malogrando esta oportunidad y quedaríamos muy expuesto sancionando una ley para el país, pero no para Monsanto. Porque hay que ponerle nombres propios a esto. Es lo que está en juego.

Señor presidente, para finalizar, en relación al INASE, coincido con usted en cuanto a que todos los proyectos hemos establecido que la Argentina necesita una autoridad pública autárquica, para controlar la cadena de semillas. Para no encerrarnos sólo en lo público, ni tampoco en lo privado. La actual estructura del INASE no puede hacer eso. Por eso tenemos que tener la decisión política de llevar al INASE al lugar en el que tiene que estar. De lo contrario, no va a poder ponerse la camiseta, ni los pantalones de árbitro. En segundo lugar, las facultades que se le dan frente a AFIP, y de poder entrar y hacer los controles necesarios, hasta de poder meterse en un campo a analizar sin pedir permiso una semilla, tiene que ser por un interés público.

Presidente, estamos discutiendo también otros aspectos, pero hay algo importante, que vuelvo a ratificar. Es necesario que hagamos todo lo posible, para no malograr este camino que hemos iniciado. No caigamos en este tema, tan sensible, en grietas que nos dividan y contemplemos a todos: agricultura campesina, la agricultura familiar, los pueblos originarios, los productores pampeanos, tratemos digo de encontrar los tiempos necesarios. Si se da un escenario de sospecha sobre este proyecto, vamos a malograr el camino. Si es un proyecto de ley desequilibrado, estaríamos malogrando esta oportunidad. Este es mi apelación en haras de las Pymes, de las cooperativas, de un INTA que sea forjador de una revolución de variedades a partir del Estado, de una tecnología en manos de las universidades y el sector público, a partir de una revolución tecnológica que empodere al pequeño y mediano productor, y vuelva a hacer que la Argentina pueda pelear, un momento que lo está pidiendo el sector y toda la Argentina.

FELICITAMOS A LA COOP. AGR. DE BOUQUET POR SU NUEVO SEMILLERO COOPERATIVO

El pasado día Viernes 31/08, la Cooperativa Agrícola Ganadera de Bouquet Ltda., inauguró su nuevo Semillero Cooperativo en la Localidad de Bouquet, Provincia de Santa Fe.

Asistieron en representación de CASEM, el Presidente de la Entidad, Ing. Agr. Raúl Pagnoni y el Gerente de CASEM, Ing. Agr. Edgardo Motto, quienes hicieron entrega de una plaqueta conmemorativa al Presidente del consejo de administración de la Coop. de Bouquet, Sr. Victor Forte.

En la inauguración estuvieron presentes Autoridades Provinciales, como la Ministra de la Producción, Alicia Ciciliani, el Secretario de Agricultura de Santa Fe, Juan Manuel Medina y el Senador Provincial Guillermo Cornaglia. También participó del Evento el Presidente de la Asociación de Cooperativas Argentinas ( ACA ), Sr. Claudio Soumoulou y Cooperativas de la Región asociadas a la Cámara.  Asimismo concurrieron Productores Locales y Público en general.

Desde CASEM felicitamos profundamente a nuestro Asociado, Cooperativa Agrícola Ganadera de Bouquet Ltda., por este Sueño Cumplido y deseamos que rápidamente puedan recoger los frutos de este importante Emprendimiento.

 

 

PRESENTACIÓN DEL PROYECTO DE LEY DE SEMILLAS DE CASEM

El pasado Jueves 30 de Agosto, se presentó en el Congreso el proyecto de ley de semillas y creaciones fitogenéticas que impulsa nuestra Cámara.

Un grupo de técnicos y especialistas que integran la comisión interna,elaboraron el proyecto de ley que fue presentado  en el Congreso por el presidente de la entidad, Raúl Pagnoni, y el asesor letrado de la cámara, Arturo Maderna. Los directivos explicaron los alcances de la propuesta junto al diputado nacional Luis Contigiani, quien ingresó el proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación y quien también participó del grupo de trabajo del mismo.

Durante el encuentro que se realizó en el 5º piso del edificio anexo del Congreso (Riobamba 25, Ciudad Autónoma de Buenos Aires) Pagnoni explicó que se trata de un proyecto que la entidad viene desarrollando y perfeccionando desde el 2007.

«El proyecto que presentamos es innovador y contempla a todos los  sectores que integran el sistema de producción de semillas en nuestro país, abriendo ventanas a un desarrollo futuro. Empresas que desarrollan biotecnología, criaderos, semilleros multiplicadores, comercio, usuarios, técnicos (ingenieros agrónomos) y el INASE como único ente de fiscalización y control del sistemas», detalló el presidente de Casem ante los asistentes a la presentación.

Desde la cámara que nuclea a los semilleros multiplicadores dejaron en claro:  «No adherimos a la presencia de terceros controladores que solo entorpecen el funcionamiento del sistema y agregan costos extras al valor de la semilla».

«Planteamos que la ley sea imperiosamente de orden público, para salvaguardar el funcionamiento de la cadena, ya que a la semilla la consideramos un bien estratégico nacional», subrayó Pagnoni.

El titular de la cámara explicó que CASEM no adhiere al uso “oneroso e ilimitado ya que sólo beneficia a un sector, en detrimento de toda la cadena». En contraposición desde la entidad se propuso que debe existir un uso propio gratuito limitado a las micropymes y quien supere este límite deberá adquirir semilla legal todos los años.

El proyecto que presentamos tiende a lograr un desarrollo armónico de todos los integrantes de la cadena. Mayor desarrollo biotecnológico, mejor funcionamiento de los criaderos, reconocimiento de la importancia de los semilleros multiplicadores, libertad al comercio, calidad para el usuario, reconocimiento a los técnicos motores del sistema, y capacidad de acción al Estado, puntualizó Pagnoni.

 


Día del Ingeniero Agrónomo

¿Porqué se conmemora el día 6 de Agosto de cada año?

La ley de origen de los estudios superiores de las ciencias agronómicas y veterinarias en Argentina se llevó a cabo a fines del siglo XIX, en la provincia de Buenos Aires, por iniciativa de los Diputados de la Legislación Provincial señores Olivera y Ocantos. Se creó el Instituto Agrícola encomendado la elección de un lugar apropiado para tal fin a la Sociedad Rural Argentina, el 20 de septiembre de 1869.

Así es que con fecha 2 de mayo de 1870, se adquirió el establecimiento Santa Catalina en Llavallol, de propiedad de Don Francisco de la Serna, el cual estaba compuesto de 739 cuadras con edificios y forestaciones, para instalar el Instituto proyectado.
Dicho establecimiento comenzó a funcionar como una escuela para niños huérfanos, donde recibían enseñanza esencialmente práctica, la dirección estaba presidida por el Ingeniero Agrícola Don Eduardo Olivera, quien fuera egresado de la Escuela de Agricultura de Grignon (Francia). La escuela funcionó durante ocho años, cerrándose por falta de alumnos inscriptos.

Posteriormente en el año 1881, durante el Gobierno Provincial del Dr. Dardo Rocha, se promulgó la ley 1424, que diera origen al Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina, designándose una Comisión presidida por el Dr. Mariano Demaría, para que se ocupara de su organización y dirección.

Para impartir la enseñanza se contrataron en Bélgica a los 6 primeros profesores, Ingenieros Agrónomos y Médicos Veterinarios que constituyeron el cuerpo docente del nuevo Instituto, que fueron los Ings. Agrs. Gustavo André, Julio Frommel y Camilo Guillet y los Dres. Desiderio Bernier, Carlos Lambert y Carlos Tombeaur.

El 6 de agosto de 1883 se inaugura el Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina, contando con diecisiete alumnos internos.

Al año siguiente se inscribieron cincuenta y un alumnos, por lo que hubo necesidad de ampliar el número de profesores, contratándose en Francia a los Ings. Agrs. Luciano Garola, Pablo Lavenir, Eduardo Losson y Gustavo Rieder y a los Dres. Víctor Even, Alejandro Tribout y Eugenio Vermersch.

En 1887 egresaron los primeros diez Ingenieros Agrónomos y tres Médicos Veterinarios recibidos en el Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina y, al año siguiente, el 6 de Agosto de 1888, rindieron examen de tesis.

Por Ley del 12 de noviembre de 1889 el Instituto Agronómico Veterinario de Santa Catalina se transforma en la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Provincia de Buenos Aires con asiento en la ciudad de La Plata.

Fuente: INTA